La punta del zapato: Una semana sin nada de sexo
DIARIO DE UNA ACOMPAÑANTE DE LUJO DE MADRID

FB

lunes, 12 de septiembre de 2011

Una semana sin nada de sexo

Alejandro Ingelmo

Esta semana ha sido tranquila, a pesar de que he recibido una cantidad inusual de llamadas, que no he podido abordar en su totalidad, bueno, las llamadas sí, pero las citas que me proponían no. Ninguna esta semana ha sido sexual, he ido a restaurantes, al cine, a la casa del cliente... pero en ningún caso me he tenido que quitar la ropa interior. 

Mucha gente piensa que siendo chica de compañía me siento aliviada cuando el cliente no quiere sexo, y que es un triunfo cobrar sin haber tenido que quitarse las bragas. En casos particulares es cierto que me alegro de volver a casa sin que el cliente me haya tocado, pero no es siempre así, a veces me gusta que me toquen, que me deseen, no sólo por asegurarme a mí misma que me van a llamar más veces o me van a pagar más. 

Cuando un cliente quiere sexo llama a una prostituta, pero llama a una escort de lujo cuando quiere algo más que sexo, pero quiere mantener esa relación comercial, por fácil, por rápida o por... edad. En cualquier caso todos ellos desean el cuerpo de una mujer, para fines más o menos explícitos, y yo como mujer siento esa seducción de la que quieren hacer gala los clientes, la noto y tú como buena acompañante la valoras, la buscas... y muchas veces acaba teniendo efecto en ti. No es cierto que las prostitutas finjamos todo, claro que jugamos y actuamos, no voy a ser tan cínica de negarlo, pero al menos yo que me considero buena en mi trabajo, busco el sex-appeal de cada uno de mis clientes y lo puedo disfrutar.

Esta semana la he pasado trabajando y vestida en todo momento. Sin embargo me hubiera gustado haber tenido sexo con algunos, una no se mete a esto si no disfruta del sexo en ese plan. Se mete por dinero pero también por disfrutar del sexo y de ese sexo en concreto, del sexo comercial, con esos hombres y esas circunstancias.

Hoy deseo que la semana que viene sea más sexual. Sin embargo a pesar de mi oficio, nunca he tenido yo que dar el primer paso e insinuar que deseo sexo, y es más, os juro que me da mucha vergüenza darlo, ironías de una escort.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...