La punta del zapato: septiembre 2011
DIARIO DE UNA ACOMPAÑANTE DE LUJO DE MADRID

FB

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Cliente madrugador

Primera Barbie
Odio no poder dormir, me pasa a veces, aunque por suerte no es a diario, pero de vez en cuando, una o dos veces al mes me pongo a dar vueltas en la cama sin conseguir dormirme. 

Hoy es por algo concreto, mañana tengo una cita por la mañana con un cliente nuevo. Ya estoy acostumbrada a las citas, pero... hace bastante tiempo que no quedaba con alguien nuevo, así que estoy algo tensa.

Hemos quedado muy pronto y no suelo levantarme muy tarde, pero digamos que meses años que no pongo el despertador, e incluso cuando lo ponía, que era para ir a clase, no lo usaba, me despertaba antes de que sonara. Pero mañana he quedado a las 9 y me da una pereza, porque me tengo que levantar a las 7 o 7:30 como muy tarde. 

Irónicamente no me puedo dormir porque tengo que dormir. A veces el cuerpo o mejor dicho la mente nos juega malas pasadas.

¿Qué querrá ese hombre tan pronto? Me ha dicho que no quiere sexo, que quiere conocerme antes un poco. Ya os contaré.



domingo, 25 de septiembre de 2011

Dormir con el culo al aire

Barbie enfermera
Me gustaría estar caliente en otro sentido, pero la verdad es que lo que me pasa es que tengo fiebre. Este fin de semana, el primero del otoño, algunos todavía nos sentimos en verano. El viernes quedé con un cliente, me puse un vestido de tirantes. Y bebí un poco más de la cuenta, no es que llegara a casa como una cuba, pero me desnudé me tiré a la cama y amanecí desarropada y en ropa interior. 

La verdad es que el vestido de tirantes empezó a perder el sentido en cuanto se puso el Sol y no lo notaba demasiado pero el fresco de los primeros días del otoño caló en mi cuerpo, más la noche desarropada... el sábado lo he pasado estornudando. Y hoy domingo lo he pasado mal, ahora es de noche y ya noto la fiebre... 

No me gusta estar enferma, porque por razones obvias eso influye directamente en mi trabajo, además de eso es desagradable sea como sea, espero estar sana mañana.


Preparar un té con una cáscara de limón y una cucharada de miel en una taza de agua.  Se hierve por 10 minutos y se deja refrescar.  Se toma tres veces al día.

sábado, 24 de septiembre de 2011

No temer a la vuelta al cole

Barbie Hello Kitty
Ya sólo me queda una semana como únicamente chica que trabaja, y empezaré las clases de diseño de moda, iniciando mi segundo año como estudiante que trabaja.

Tengo ganas de empezar, no he hecho nada en todo el verano y aunque estaba muy agobiada porque tenía que recuperar el primer trimestre y compaginarlo con el curso que no se detenía por mí, sé que este curso va a ser mejor, porque podré ir al día y además nos meteremos más en materia, tengo ganas.

Ya sé que normalmente la vuelta a clase da pereza y casi una necesita terapia, pero la verdad es que yo voy tres horas al día a clase, y teniendo en cuenta que no tengo nada que hacer porque sólo tengo 2 o 3 citas a las semana, me viene bien estar ocupada con alguna actividad, y nada mejor que usar el tiempo libre para labrarse una posibilidad de futuro. Ese es mi consejo para todas las mujeres en general y por supuesto sobretodo para las acompañantes, bailarinas de streeptease, gogós, incluso modelos o cualquier cosa relacionada con la juventud y la estética. 

El dinero fácil es muy atrayente, pero no todo es ropa y caprichos, tomad clases de inglés, cursos de algo que os guste, es incluso probable que muchas bailarinas, modelos, etcétera lo sean porque no les gusta estudiar, y yo no estoy estudiando precisamente en la universidad, quiero decir que tres horas al día y poco de deberes no mata a nadie y menos si estudias algo que te gusta. 

jueves, 22 de septiembre de 2011

Hombres de negocio y escorts

Jimmy Choo
Ya lo he contado algunas veces, las mujeres como yo tienen que escuchar a muchos hombres contando sus problemas. Y muchos de esos problemas son laborales.

Cuando eres acompañante de lujo los hombres con los que sales tienen a veces entre manos negocios millonarios, como el caso de mi cliente de ayer, que incluso saldrá en el periódico si lo consigue, o eso dice él. El negocio será o no será entre ayer y el viernes, mi cliente estaba anoche realmente agobiado, me prestó sólo la atención necesaria sólo para decirme que cómo nos gustan a las mujeres ponernos zapatos con los que no podemos a penas andar, después de esa observación continuaron tres horas de escuchar todas las hipótesis de la operación millonaria. 

Abrí mi repertorio de frases de libro de autoayuda, "lo conseguirás", "te lo mereces", "no te preocupes", "si no resulta resultará más adelante".

Comí demasiado, el cliente me transmitía su agobio y me comí el plato a una velocidad pasmosa, cuando acabé me quedé sorprendida, espero que el cliente no piense que soy una comilona. Acabé bastante antes que él :S

Me acercó a casa, era cierta que me había puesto unos zapatos demasiado altos, así que me cogí de su brazo, estaba orgullosa de él, lleva dos años luchando contra la adversidad en su trabajo y por fin puede que reciba un alivio y un cambio importante. Aunque debo aclarar mi reflexión sobre el asunto, ese hombre a punto de triunfar estaba con una acompañante por su incapacidad de mantener una novia por culpa de su trabajo y eso ha desencadenado en una misoginia. Por lo que sé hace años que sólo se relaciona con call girls, así evita la rebeldía de las mujeres jóvenes (esa es mi teoría), evita las exigencias de una novia, etcétera. 

No se lo diré, pero ahora que maneja tal poder, quizás aparezcan acompañantes disfrazadas de novias, chicas que nunca han cobrado y que dada la situación vendan cierta sumisión y se cuiden mucho de asustar a este hombre con exigencias románticas. Espero que le vaya bien.


sábado, 17 de septiembre de 2011

Una semana provechosa

Alexander Birman
Esta semana he tenido muchas citas, no he cenado en casa ningún día y eso es bueno pero me hace sentir un poco descarriada, esas noches tranquilas, de vez en cuando nos hacen sentir seguras en casa, como que hay un sitio en el que podemos estar a nuestro aire. 

Pero esta semana he estado más fuera que dentro de casa. Hoy es viernes noche, y siento esa paz aquí en mi piso, notando como las piernas cansadas me agradecen que les de una posición cómoda y mis pies felices por no tener que estar de puntillas en unos zapatos de tacón.

Escribir el blog también me hace sentir bien, es como mi diario, y me relaja escribir.

Esta noche he quedado con un cliente, para tener sexo, y en la cena nos lo hemos pasado muy bien charlando y riendo (sin alcohol, para el que piense que eso de la risa no era sólo por los chistes, jaja). De verdad que me lo he pasado genial, cuando hemos ido al hotel de siempre en su coche... ¡no había habitaciones! Nada grave... podíamos ir a otro... pero me ha pedido permiso para fumarse un porro, le he dicho que no me importaba... y se ha puesto tan fumado que nos lo hemos pasado genial en su coche riendo y haciendo bromas, pero se le han ido las ganas de sexo...

Menos mal que sacie mi hambre días antes con otro cliente, el chico de casi 30 que me cita para verle jugar a la PlayStation y hacer el amor. Cuando nos relajábamos después del sexo me entró curiosidad, y la enorme cantidad de citas me ha hecho coger confianza con este chico, así que le pregunté que por qué no tenía una novia. Para mi sorpresa me dijo que sí tenía, pero aún no habían hecho el amor, llevan 4 meses saliendo, menos que conmigo, al parecer es una chica bien en todos los sentidos, a él le gusta, pero también le gusto yo.

Por supuesto sé con cual de las dos se casaría... y no es conmigo. Algún día reflexionaré sobre ello, yo soy todo lo que un hombre desea, pero ¿todo lo que quiere? No. Yo no soy la mujer que un hombre quiere para casarse... y eso como mujer me da muchos quebraderos, aunque no quiero casarme ni estoy enamorada, es algo que pienso a menudo. Soy la eterna novia, pero jamás la esposa, por suerte :) o por desgracia :(

Queda poco para empezar las clases de nuevo, las vacaciones con eso del viaje y tal se me han hecho muy largas, he hecho tantas cosas, que me parece increíble que todas estén concentradas en 3 meses.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Un cliente triste

Chanel
Algunas veces digo que ser acompañante se parece a menudo a ser psicóloga, no tratamos de que el cliente solucione sus problemas y tampoco tenemos esa capacidad por desgracia, pero sí hacemos nuestros propios diagnósticos y a medida que vas teniendo clientes acabas identificando patrones y aprendiendo de los hombres y su comportamiento.

Hoy he quedado con un cliente, estaba triste, se lo notaba, es de los primeros que tuve y uno de los que más veo, nunca ha sido muy sexual, excepto al principio que era insaciable, hasta que se aburrió de mi cuerpo, creo yo... Pero bueno, ahí ya estoy entrando en mi psicología y mi inseguridad, y no trata de eso el post.

El cliente estaba triste, suele ser muy dicharachero siempre y muy enérgico. Hoy también pero fallaba algo, esperaba de mí algo más que otros días, buscaba energía en mí. Se notaba que quería que lo animara y que hoy fuera yo la dicharachera, la que cuenta chistes, la que toma la decisión de dónde cenar. Lo noté sin que él me lo dijera, y creo que acerté, se animó poco a poco y me pareció el mismo de siempre al acabar la noche, sé que le pasa algo y que mi éxito ha sido momentáneo, pero me alegro de haberle hecho olvidar un rato sea lo que sea que tiene en la cabeza.

Mañana le llamaré, para preguntarle qué tal está.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Una semana sin nada de sexo

Alejandro Ingelmo

Esta semana ha sido tranquila, a pesar de que he recibido una cantidad inusual de llamadas, que no he podido abordar en su totalidad, bueno, las llamadas sí, pero las citas que me proponían no. Ninguna esta semana ha sido sexual, he ido a restaurantes, al cine, a la casa del cliente... pero en ningún caso me he tenido que quitar la ropa interior. 

Mucha gente piensa que siendo chica de compañía me siento aliviada cuando el cliente no quiere sexo, y que es un triunfo cobrar sin haber tenido que quitarse las bragas. En casos particulares es cierto que me alegro de volver a casa sin que el cliente me haya tocado, pero no es siempre así, a veces me gusta que me toquen, que me deseen, no sólo por asegurarme a mí misma que me van a llamar más veces o me van a pagar más. 

Cuando un cliente quiere sexo llama a una prostituta, pero llama a una escort de lujo cuando quiere algo más que sexo, pero quiere mantener esa relación comercial, por fácil, por rápida o por... edad. En cualquier caso todos ellos desean el cuerpo de una mujer, para fines más o menos explícitos, y yo como mujer siento esa seducción de la que quieren hacer gala los clientes, la noto y tú como buena acompañante la valoras, la buscas... y muchas veces acaba teniendo efecto en ti. No es cierto que las prostitutas finjamos todo, claro que jugamos y actuamos, no voy a ser tan cínica de negarlo, pero al menos yo que me considero buena en mi trabajo, busco el sex-appeal de cada uno de mis clientes y lo puedo disfrutar.

Esta semana la he pasado trabajando y vestida en todo momento. Sin embargo me hubiera gustado haber tenido sexo con algunos, una no se mete a esto si no disfruta del sexo en ese plan. Se mete por dinero pero también por disfrutar del sexo y de ese sexo en concreto, del sexo comercial, con esos hombres y esas circunstancias.

Hoy deseo que la semana que viene sea más sexual. Sin embargo a pesar de mi oficio, nunca he tenido yo que dar el primer paso e insinuar que deseo sexo, y es más, os juro que me da mucha vergüenza darlo, ironías de una escort.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Un ligue y dos clientes

Brian Atwood

Este fin de semana pasado ha habido de todo: ocio, trabajo, tiempo para mí misma...

El viernes salí con unas amigas a bailar, y ligué con un chico, me siento un poco rara cuando me entra un chico, siempre que pasa eso no dejo de pensar que ese chico cree que soy una chica ajena a la prostitución y se me hace raro. De todos modos es cierto que aunque es verdad que soy escort también soy una chica normal y ligo con chicos (aunque muy de vez en cuando) y no les cobro. Aunque no suele haber nunca una segunda cita. Después de horas de charla, y de baile con mis amigas y mi ligue, le invité a él a subir a mi piso.

No pasó nada importante, charlamos de lo típico entre dos personas desconocidas. Se bebió una copa en mi casa y cuando se la terminó nos enrollamos en el sofá, cuatro besos, pero él mismo no parecía querer más. Un chico muy respetuoso, me gustó su estilo. Se fue y me llamó a los diez minutos, entonces me arrepentí de haberle dado mi teléfono, aunque hoy me alegro de comportarme como una chica de mi edad con ligues fuera del trabajo.

El sábado tuve una cita con un cliente, fuimos al cine y luego a cenar, fuimos a su casa y me pidió que me quedara a dormir con él, no hubo sexo... sólo sueño, a las 12 ya estábamos en la cama y él roncando. Hubiera preferido una sesión de sexo e irme a casa, la verdad.

Ayer tuve otra cita con otro cliente, a este le encanta el sexo en el coche... siempre que quedamos vamos en coche después de cenar a un sitio de esos donde aparcan los coches para hacer sexo alejados de las luces de la ciudad, una práctica muy de universitarios....

Siempre temo que haya mirones, no por vergüenza solamente, sino más bien porque me dan miedo, me parece tan de psicópata. Pero nunca pasa nada, hacemos lo que podemos en el coche, tampoco es que sea una cama de 2x2 precisamente, y luego me lleva a casa.

Hoy estoy cansada, ayer no pude dormir bien, me puse a leer y me desvelé. Cuando no puedo dormir luego me paso el día vagueando, y lo detesto. Ya he cenado y creo que me iré a dormir en breve. Buenas noches.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...